Los clientes a menudo vuelven una o dos veces al año para alguna sesión de revisión, para mejorar los efectos del tratamiento.  Otros en cambio eligen otras rutinas de mantenimiento como Yoga, Pilates, Tai-Chi, Feldenkrais, una rutina de trabajo físico – lo que le resulte más apropiado a cada individuo.
Otros vuelven periódicamente para una serie de sesiones mas corta, un trabajo avanzado diseñado para llevar este proceso a un nivel mas profundo tanto a nivel corporal como vivencial (en su experiencia y cuerpo).