KMI es perfecto para tonificar el cuerpo y mejorar la movilidad, pero no es milagroso. No hagas las sesiones de KMI sin permiso medico si tiene lesiones o sufres de alguna enfermedad inflamatoria. KMI puede ser muy efectivo para patrones estructurales o de dolor crónico, pero no esta diseñado como método curativo de enfermedades específicas ni como remedio de primer auxilio para lesiones recientes. Pregunte al terapeuta si no esta seguro si este tratamiento puede ser contraproducente en su caso.

Puedes probar una sesión de KMI para ver si este método es, o no, para ti, pero los mejores y más permanentes resultados se obtienen haciendo el tratamiento completo. Puedes hacer las 12 sesiones en un trimestre o lo puedes distribuir en 3.

Haciendo las sesiones demasiado seguidas, no le damos tiempo al cuerpo para absorber toda la nueva información y dejando demasiado espacio entre ellas se puede perder la dinámica, esencial en este tipo de trabajo. 

Cada terapeuta de KMI puede tener estilos diferentes, por lo que debes encontrar el más adecuado para ti y preguntarle sobre cualquier duda que tengas.

kmi-case-study